La maldición criolla de Sísifo

“Seguí con la viveza…” Anónimo venezolano

Si no lo conocen, el amigo Sísifo se hizo un nombre entre los dioses gracias a su viveza. Fiel reflejo de aquello de “para lo que me queda en el convento, me cago adentro”, Sísifo hizo de su paso entre los mortales (ñapa incluída) una enorme pintada de paloma a las deidades. Entre los blancos de sus “gracias” se cuentan Hades, Ares y el mismo Zeus. La recompensa a una vida llena de pedorretas a sus señorías celestiales fue una condena tan ingeniosa como jodida: Eternamente subir una piedra por una colina, solo para verla caer por la la ladera contraria y comenzar de nuevo.

Sísifo era un cabrón, en el sentido más ibérico de la palabra. Sísifo pensaba en sí mismo, en su beneficio, en su disfrute, y en poca cosa más. Sísifo era un egoista, un miope, alguien que se creyó el más listillo entre los listos y de ahí su condena. Para que se entienda, Sísifo era y sigue siendo el santo patrón de la viveza criolla.

Y cuando Zeus dijo para la eternidad, lo dijo en serio: Sísifo vive, la lucha sigue.

Mientras escribo esto, el dólar está en 281 Bsf, estoy seguro que para cuando alguno lo lea, costará más aún. Realmente da igual en cuanto, es solo una manera de ilustrar mi punto; sería igual de válido si tomara como referencia el precio de una arepa, de una cena fina, de un carro o de una casa. La condena del venezolano moderno, da igual si es justo o pecador, es la de tener que rodar cuesta arriba esa piedra con la esperanza que no se vaya a caer del otro lado, y nunca lograrlo. Llámelo capacidad de ahorro, llámelo poder adquisitvo, llámelo hacerse una vida; el sueño de una casita, un carro y una familia en la cima de la montaña está limitado a unos pocos afortunados, un puñado de aventajados y uno que otro aprovechado.

Pero quieren un ejemplo, claro. Miremos este tabulador de sueldos de la FVM (Federación Venezolana de Maestros). Según el mismo, un maestro con 25 años de experiencia y 36 horas de trabajo a la semana puede aspirar a la bicoca de 9785 BsF de sueldo (Fuente). Sin entrar mucho al trapo sobre si se ajusta a la realidad, sobre si paga más o menos, solo tengamos en cuenta que es lo que el sindicato que agrupa a los docentes a nivel nacional  ha negociado como un salario “justo” (o al menos así lo entiendo, estoy abierto a explicaciones).

En cualquier caso, puedo hablar desde la experiencia personal; la sensación de trabajar un mes con un sueldo promedio y ver como la inflación y la devaluación se comen de un par de trastadas tu capacidade  ahorrar, y en consecuencia de planificar, no es en lo absoluto diferente al desespero y frustración eterna que sufre el viejo rey de Corinto con su piedra al hombro.

La diferencia es que al fin al cabo, Sísifo lo hace desde el otro mundo, con la ventaja que tiene existir en la imaginación colectiva; el venezolano en cambio tiene que seguir viviendo en el mundo real con ello, y apechugar como mejor puede para seguir cargando esta piedra que heredó.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s