Hiraeth

Antes de comenzar, debo dar gracias a mi amiga Natalia por compartir esta palabra conmigo, con tú permiso, la tomo prestada.

Hiraeth (pronunciación aquí) es una palabra proveniente del galés (Eso es Gales, no Galicia o Galia, porsia) que se traduce al inglés como “longing” o en español, “añoranza”. Pero igual que un infomercial ¡Aún hay más!

Hiraeth describe un sentimiento más profundo y sobretodo, más específico. Realmente no tiene una traducción precisa al castellano, pero sí una explicación. Hiraeth describe una añoranza particular por un tiempo y un espacio que ya no existen, describe originalmente un apego, nostalgia y afecto por un lugar del pasado. Por resumir, describe el deseo por un tiempo y lugar que solo existe en forma de recuerdo, de emoción.

Hiraeth creo que es mi nueva palabra favorita. Si han venido siguiendo el blog desde su primera entrada, entenderán por qué.

Hiraeth es como la morriña, pero con espíritu fantástico. Hiraeth es lo que sucede cuando muerdes una arepa como las que te hacía tu abuela, cuando compartes un plato de tequeños con su salsa o por qué no, cuando te sientas en la acera de la esquina a hablar con los panas; Hiraeth es cambiar la magadalena de Proust por una samba o un cocosete.

Hiraeth es lo que sientes cuando tú, de entre treinta y cuarenta, escuchas el pop ochentoso del uno por uno, escuchas la cuña del jamón plumrose y recuerdas que tú no hacías cola cuando ibas en diciembre a comprar las vainas pa’  la cena de navidad. De hecho, recuerdas claramente cuando podías meter panetones, latas de galleta y unos panes de jamón en el carrito, mientras le prometías un par de hayacas al vecino que también estaba de compras.

Hiraeth es la emoción que sientes cuando vas a la cancha con la peña y te acuerdas de jugar potecito con los amiguitos del colegio, es recordar que la plaza de por tu casa fue tu primer estadio, el primer testigo de tus goles y tus raspones; es llegar sudado y cochino de la calle y bañarte sin pensar en que no habrá agua, es tomarte el cerelac sin preocuparte por la falta de leche, es prender el Nintendo sin mirar el reloj esperando el próximo corte de energía.

Hiraeth es, sin embargo, la tristeza de darte cuenta que cada recuerdo, cada espacio que alguna vez fue y que pensaste en compartir con tu familia, con tus hijos, con los hijos de tus amigos, sencillamente no existen. Es el dolor de entender que el conjunto de tu vida pasada es tan distante que bien podría ser realismo mágico, uno en el que la gente asciende ligeros de preocupaciones al cielo, flotando entre sabanas.

Hiraeth es recordar al amigo que se fue y no volverá, al espacio perdido, al tiempo que no regresa: Hiraeth es pues la Venezuela que solo existe entre los unos y ceros de este blog, perdida en esta selva de párrafos y memorias.

(Crédito de la imagen)

Advertisements

2 thoughts on “Hiraeth

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s