Florence Foster Jenkins o cómo Meryl Streep sabe cantar mal, bien.


Hace unos días mientras recordábamos con cariño y añoranza los patacones de Chops y los pastelitos de Pipo, Victoria y yo aprovechamos la tarde-noche para ver una película. Dado el estado sensible de nuestro corazón en ese momento, pensamos que sería una buena idea ver algo ligerito, plan comedia. Optamos por Florence Foster Jenkins, la más reciente de Stephen Frears (High Fidelity, The Queen). A tope de cartel está Meryl Streep, por lo que sabes que al menos ahí se salva lo que sea que venga. La acompañan Hugh Grant y sorpresa, Simon Helberg, sí, Wolowitz de The Big Bang Theory.

Hasta que la señora gorda cante.

Bueno, no, que no es una señora gorda, pero sí es una señora. Ustedes me entienden, no me jodan el subtítulo.

Florence Foster Jenkins cuenta la historia de esa señora, Florence (Streep), que existió y, para el infortunio de muchos, cantó. Florence es una señora con tanto dinero como amor por las artes, son su escape…ya va, ¿cuenta como escape si eres millonario? supongo que sí, si tienes sífilis. El arte es también el único vínculo que tiene con su señor esposo (Grant), un actor sin demasiado éxito pero con una extraordinaria (y paradójica) devoción hacia su esposa. Un día la señora decide que es el momento para cantar en público, y para ello contrata al señor Cosmé McMoon (Helberg) como su pianista.

Me recuerda un poco a la peripecia sobre la que gira Goodbye, Lenin!. A saber, un montón de personas que, con la más absoluta devoción y cariño, crean un mundo fantástico para mantener la ilusión de una persona sobre su realidad. La diferencia está en que en esta última lo vemos desde el punto de vista del que crea la mentira, mientras que Florence lo vemos desde ambos puntos de vista: el de la señora Jenkins y el de su esposo. Esto quizás le resta fuerza a la película, dejándola descansar más sobre la interpretación que sobre alguna tensión que pueda haber en la historia.

O hasta que Meryl Streep lo diga.

Como mencioné antes, tener a la gran Meryl en cabeza de cartel es una garantía de éxito. En este caso hay que destacar la sensibilidad con la que interpreta un personaje que podría parecer algo excéntrico y profundamente indulgente consigo mismo, rayando en lo superficial. Streep dota a Florence de la humanidad necesaria para no tacharla de una simple “vieja loca” con demasiado dinero y tiempo libre. Grant hace de su personaje típicamente encantador a la inglesa y sin salirse demasiado de las líneas dentro de las cuales está acostumbrado a pintar. No está mal, es lo que esperas de Hugh Grant.

Ahora, el que sí creo que es una gratísima sorpresa es Simon Helberg. Tengo claro que TBBT no es precisamente el vehículo más brillante para demostrar su talento, aunque  en mi opinión su personaje es de lo poco divertido que le queda a la serie; pero su interpretación en esta película bien le valdría un reconocimiento mayor. Su trabajo además es clave en la película, ya que McMoon es el avatar del espectador, es el hombre racional que se ve envuelto en este enredo y que lo lleva lo mejor que puede, descubriendo de a poco la humanidad detrás de esa señora excéntrica que le paga dinero para que toque el piano mientras ella entabla una lucha sin cuartel con la armonía y la vocalización correcta.

¿Encore?

Más allá de las buenas actuaciones y una producción competente, Florence Foster Jenkins no es una película que tenga demasiado que ofrecer. Seguro, hay una diversión en ver a Meryl Streep cantar mal, o en la cara de tabla de Hugh Grant al decirle a su esposa que clavo esas últimas notas, o en el nerviosismo incrédulo de Helberg. Pero no encuentro nada demasiado memorable, ni en el texto ni en la puesta en escena. Es una película divertida aunque a peca de cierta falta de conciencia sobre si misma.

Si te gusta Meryl Streep, seguro que esta te gustará. Si te gustan esas comedias de corte clásico, te gustará. Si eres amante de la música, no me la juego, dependerá de que tanto sentido del humor tengas sobre ti mismo. Pero es lo que hay, el ver a la mejor actriz de la actualidad hacer de la peor cantante de la historia en la película más normal de la temporada.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s