Hell or Highwater o la solitaria tercera vía.

Hace algunos días compartí un post con ustedes acerca de cómo reconciliar que dos películas tan diferentes como La La Land y Moonlight, tanto en manufactura como en tono, sean consideradas como candidatas a Mejor Película. Si les da ladilla hacer click, normal, es un rant de cómo eso que llaman “el mensaje” de la peli es secundario al momento de considerar la “calidad” de una película.

Si les cuento todo esto, además de enchufar el link para el otro post, es porque anoche vimos Hell or High Water, y me hizo recordar un poco esa pieza. La peli está dirigida por el señor David Mackenzie, del que debo admitir con algo de pena que no conozco su obra, aunque ya me he anotado un par a ver qué tal, sobretodo Young Adam que es con Ewan McGregor y la gran Tilda Swinton.

Hell or High Water, que quiere decir (figurativamente) algo así plan “de una u otra forma” o “pase lo que pase”, relata la historia de dos hermanos, interpretados por Ben Foster y Chris Pine, que roban bancos y de el Ranger de Texas (Jeff Bridges) encargado de atraparlos. Es algo así como un punto medio entre un heist movie y un western, de hecho, creo que se hace mucho más interesante si se leen en esa segunda clave, con todos los estilemas que nos tiene acostumbrado el cine de vaqueros: el cuatrero y el sheriff, la ley y la barbarie, el hombre rudo contra el hombre educado.

Hell or High Water está muy bien escrita, con unos personajes profundos y bien caracterizados, inmersos en una realidad desolada y dura, un viejo oeste moderno donde al ferrocarril lo sustituye el balancín de petróleo. El ambiente está retratado con una gran habilidad, seco y caluroso, una expresión clara de la pobreza de la que buscan escapar los protagonistas; protagonistas interpretados con gran habilidad, especialmente Bridges y Foster. Esto se extiende a los secundarios, Gil Birmingham hace un buen trabajo encarnando al Ranger emparejado Bridges, mitad mexicano y mitad comanche y estoico blanco de los “solo es joda” de su compañero.

Lo que me gustaría destacar más allá de lo técnico, que está bien, es lo redonda que es la película. Es capaz de encontrar ese balance entre el entretenimiento y la reflexión. Sí, va de policías y ladrones, pero también hay sub-texto, hay un llamado, ¿hasta dónde somos capaces de llegar por defender lo nuestro y a los nuestros? ¿ser víctima te da carta blanca para ser victimario?

En un año donde el abanico va desde un musical sobre la vida en Hollywood hasta una exploración del significado de la identidad, está bien encontrar un film como Hell or High Water, una película que yo llamaría efectiva. No es pretenciosa, está bien hecha, es entretenida, es pragmática ante todo. Por eso, creo yo, no se llevará premios, y es una lástima. Pero es lo que tiene ser la tercera vía, esa solitaria posición que no enoja pero no emociona a nadie.

Pero como entretiene, coño.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s