Feud: Hagsploitation o aquí vamos de nuevo…


Cuando nos despedimos de Feud la semana pasada, estábamos presenciando ese momento contrastado de decepción de Bette Davis (Susan Sarandon) tras la ceremonia del Oscar, y el metafórico cigarro post-orgasmo de Joan Crawford (Jessica Lange) tras haber sido la que le fastidio la noche. Una de las cosas que me pregunté tras ese cierre fue, ¿y ahora qué? Uno sabe que aún quedan cosas que contar, pero hace falta habilidad para pivotar el arco dramático tras semejante clímax.

Por eso la palabra clave de este sexto episodio de Feud es sin duda pivotar. Pivotar la serie hacia su desenlace, pivotar la relación de las dos protagonistas hasta la cima de su rivalidad, y dentro del universo personal de cada personaje, pivotar su carrera hacia… bueno, hacia dónde sea que los lleve la suerte.

En el caso de Crawford, a enlazar Baby Jane con Strait-jacket, peli del campeón del cine friki, William Castle. Usted imagine, de gran dama del cine de clásico de Hollywood a esa señora que promociona películas con hachas en los cines. Pero hey, como dicen, beggars can’t be choosers, si paga las cuentas, pues que vengan las decapitaciones. Por cierto, en este apartado hay que aplaudir la idea genial de poner a John Waters en el papel de Castle, no se me ocurre alguien mejor para ese rol.

Por otro lado, a Davis no le va demasiado bien, haciendo pequeños papeles en televisión y aún lamiendo sus heridas tras la decepción del Oscar. Entra entonces el personaje que, apropiadamente, pivota entre las dos protagonistas, Robert Aldrich (Alfred Molina). Debo confesar que las dos escenas que más me gustaron de este episodio involucraron a Molina y a Stanley Tucci haciendo de Jack Warner; especialmente Tucci que le inyecta un carisma tóxico a Warner.

En líneas generales, el episodio sirve para establecer las bases de lo que será el cierre de la serie: por un lado, el famoso rodaje de What Ever Happened to Cousin Charlotte? como escenario de la venganza de Davis, y por otro, el pasado de Crawford regresando para cobrar, literalmente.

No es el episodio más poderoso de la serie, pero tiene sus momentos, pero lo entiendo como un episodio necesario, uno para establecer cómo termina esto

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s