Get Out o lo que esconde la imagen.

Llevaba tiempo que no veía un buen thriller en el cine. De hecho, llevaba tiempo que no veía un thriller en el cine, punto. En los últimos años la inversión de ir al cine estaba asociada al espectáculo, al cine cotufero de súper heroes y los conflictos bélicos en una galaxia muy, muy lejana. Pero a las entradas regaladas, no se le mira el diente. A menos que sea algo como, no sé, Hollywood Chihuahua 4.

Get Out es el debut en la silla de director del señor Jordan Peele, el de Key & Peele. Las reseñas, muy buenas, y los scores de IMDB, Metacritic y Rotten Tomatoes sugerían el título de peliculón, cosa notable si hablamos de un primer largometraje. Eso, y que me lo vendan como una mezcla de thriller con comedia, punto medio entre Guess Who’s Coming to Dinner? y Stepford Wives ya eran suficiente para ir con expectativas al cine.

La peli, bueno, va exactamente de eso. El amigo Chris Washington (Daniel Kaluuya) va de visita a casa de los padres de su novia Rose (Allison Williams) para disfrutar un fin de semana de comida, familia e incomodidad y tensión racial. De aquí en adelante vienen SPOILERS, así que pendientes.

Si lo antes descrito es la parte de Guess Who’s Coming to Dinner?, todo lo que sigue es la parte Stepford Wives. A medida que pasan las horas, Chris descubre que la familia de Rose puede que no sea del todo, digamos, normal. De hecho, puede que entre en eso que llamamos sociópatas, por no decir que están locos de metra.

La metáfora no se pierde en ningún momento, de hecho, a veces es eso que en inglés llaman “a bit on the nose”, algo como “un pelo de jeta”. Esto es una película de terror con una divertida peripecia, sí, pero nos viene a hablar de otras cosas que está claro son importantes para su director. Esas cosas giran en torno a los problemas raciales que aún persisten en los EE.UU.

De ese hilo tiramos y podemos ver que nos habla de varias cosas, de la violencia racial, de la esclavitud, de la apropiación cultural, e incluso del rol en tu propia liberación. Puedes estar más o menos de acuerdo con lo que te cuenta el señor Peele, pero lo que no se puede negar es que el tema está ahí.

Eso, sin duda le da fuerza a la historia, la eleva más allá del simple artificio. Se apoya además en una gran selección para la banda sonora y una una fotografía elegante y clásica, con claras referencias a los thrillers de Hitchock que se extienden a un inteligente uso del atrezzo (atento al algodón). Las actuaciones son de muy buen nivel, especialmente la del protagonista, un gran Daniel Kaluuya que logra encarnar un personaje real, libre de muchos clichés raciales y cinematográficos.

¿Fallos? Personalmente, creo que sí. Por usar una metáfora deportiva, la bordó en los elementos técnicos y la impresión artística… pero falló el desmonte. La película se construye en un muy buen ritmo, crece en tensión y te pone al borde de la silla para el momento de “aaaaaahhh… claro”. Pero en ese punto, tambalea. El recurso utilizado no solo desdibuja un poco lo que ha venido construyendo, sino que rompe el tono de la película e incluso, creo que afecta un poco el sub-texto.

Eso no evita que la peli sea efectiva, divertida, incluso notable. Ojo, no solo como thriller, sino como comentario social. Es un buen debut para Jordan Peele, un tipo de grandes talentos que ahora se extienden a la dirección de cine. Espero que sea el primero de una buena camada de films que no solo diviertan, sino que reten.

Recomendada, sin duda.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s