American Gods 1×03: Head Full of Snow

Si hay algo que debo reconocer luego de tres episodios de American Gods, es la fidelidad con el libro. Seguro, hay algunas secuencias movidas de lugar aquí y allá, pero de momento es una serie escrupulosamente fiel, incluso al punto de afectar su propio ritmo por una cadencia más, digamos literaria. Eso fue notable en el episodio anterior, y en buena medida, se siente en este. Sin embargo, mientras que en el capítulo dos sentíamos que no pasaba casi nada, aquí fue lo contrario, sentí que metieron más de lo que es posible en un solo episodio.

Por cierto, SPOILERS.

En Head Full of Snow conviven dos narrativas, la trama principal del Shadow Moon (Ricky Whittle) y el señor Wednesdey (Ian McShane); y los relatos que podríamos llamar “Somewhere in America”, que profundizan en el riquísimo universo de la serie. En ese apartado, la serie nos presenta a dos personajes: el primero es el señor Jacquel (Chris Obi), la personificación del dios egipcio Anubis, quien se encarga de juzgar a las almas de los recién fallecidos y guiarlos por el inframundo. El segundo es un Jinn (Mousa Kraish), es decir, un Genio como el de la historia de Aladino. Ambas secuencias son poderosas visualmente, especialmente la segunda, con una marcada diferencia de tono al resto de la serie; estableciendo una clara separación entre el mundo “real” y el mundo “divino”, por usar una palabra.

De vuelta a nuestra historia principal, luego de perder la cabeza por el juego, literalmente, Shadow conoce a la tercera de las hermanas Zorya (Erika Kaar), que a cambio de un beso le regala la luna. Sí, acaban de leer eso. Sí, es exactamente lo que sucede. Quizás lo maravilloso de  una serie como American Gods es esa capacidad de traducir las páginas de Neil Gaiman a algo visual, a algo que navega las aguas entre lo fantástico y lo real. Es apropiado, ya que a medida que Shadow se adentra en este mundo con nosotros, es así como se siente, como si las barreras entre lo real y lo imaginable son casi invisibles.

Ese bien podría ser el tema central de este episodio, el cómo Shadow Moon se da cuenta que, efectivamente, ya no está en Kansas. Esta idea de dualidad, de un mundo detrás de un mundo funciona en distintos niveles, desde lo más mundano como en las estafas que se monta Wednesday para sacar pasajes, comida o dinero; hasta en lo fantástico con los sueños extraordinariamente vívidos que tiene Shadow.

Cada nueva etapa del viaje con este viejo embaucador le revela a Shadow que las cosas no son como las imaginaba; o irónicamente, que de hecho las cosas que imaginaba son. Cosas como que una diosa eslava te baje la luna, como que un “duende” saque monedas de oro del aire, como pensar en que va a nevar y que de hecho nieve, o como que un día llegas a dormir y te encuentras a la última persona que imaginabas sentada en la cama.

El tercer episodio de American Gods le sube una marcha a la historia y nos deja claro algo: en este mundo la fe no solo mueve montañas, a veces las crea de la nada. Y eso está bien, porque a donde va Shadow, va a necesitar toda la ayuda que pueda imaginar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s