American Gods 1×05: Lemon Scented You

(Este review puede contener SPOILERS de la serie y el libro)

American Gods es una serie que ha logrado que su personaje principal haya pasado los últimos tres episodios abriendo una puerta, y aún así captura nuestro interés. Puede que sea justicia material en el cual se basa, o sencillamente a las imágenes que nos regala, y mira que en este episodio fueron unas cuantas, pero vamos por partes.

Entonces, la última vez que nos vimos, Shadow Moon abría la puerta de su motel y, finalmente, se encontraba con la sorpresa de ver a su difunta esposa sentada en la cama. Yo diría que esto es par para la cancha, considerando lo que el tipo ha visto hasta el momento, pero le doy el beneficio de aceptar que aún se pueda sorprender, después de todo, nos queda claro desde el principio que si hay una medida de orden en la vida de Shadow es gracias a su esposa.

De momento, fieles al libro.

Algo curioso de American Gods es que es un libro que salió en un mundo pre 9/11,  poco menos de tres meses antes para más seña. Sin tomar en cuenta ese evento, que mira que cambió bastante la historia, el mundo de 2001 es radicalmente diferente al de 2017; lo cual reviste de cierta ironía dado el foco de la serie en enfrentar la idea de lo “viejo” con lo “nuevo”. No es casual, por ejemplo, que a Technical Boy lo hayan cambiado de un gordito con acné taciturno a un frat-bro rubio con demasiada energía; incluso detalles pequeños como el cambio de pasaje de Shadow Moon en el primer episodio.

Si tu historia es basada en el contexto, y el contexto cambia, entonces debes actualizar tu historia aunque tu hilo conductor sea fundamentalmente el mismo. No es solo coherencia, es buena escritura.

Entramos entonces en territorio nuevo, escenas que los que han leído el libro no conocen porque no existen en este. Ambas secuencias involucran la deliciosa participación de Gillian Anderson, sin un gramo de desperdicio en ambas. La primera nos pone a Media (Anderson) personificada en avid Bowie con su look de Life on Mars regañando al Technical Boy por, bueno, por (irónicamente) hacer algo que no está en el libro, querer linchar a Shadow. Esto pone en movimiento una serie de eventos que tienen su clímax en una pequeña sala de interrogatorios.

La escena sirve para tres cosas: una nueva y gloriosa entrada de Media encarnando a Marilyn Monroe, la aparición de un pequeño y divertido dios arácnido, y la presentación del dios de la globalización, Mr. World, interpretado por un genial Crispin Glover. 

Donde el libro nos presenta un choque más directo desde el primer momento, la serie introduce una idea tan moderna como adecuada: el rebranding. La propuesta de Mr.World a Wednesday es simple: ¿por qué pelear cuando podemos colaborar? , ¿para que condenarte al olvido cuando podemos re-inventarte? . El sub-texto, creo, funciona en distintos niveles: habla sobre nuestra obsesión con el consumo constante de información, de polarización, de confrontación.

American Gods continua su ritmo reflexivo, más enfocado en desgranar cada momento que en avanzar una historia, en inyectar mensaje más que narrativa. Sin embargo, se agradece que después de tres episodios podamos ir más allá del señor Shadow abriendo. Sigue siendo una serie recomendable, aunque sea tan solo por ver de qué se va a disfrazar Gillian Anderson en el próximo episodio. Diosa, de verdad.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s